Después de varios años Marc decide establecer su residencia en La Cala y seguir con la tradición comercial de su familia en el sector del bacalao. Hay que remontarse al año 1882 o puede que incluso antes para entender sus orígenes. En aquel momento el bacalao se vendía junto a artículos tan variopintos como aspirinas, alpargatas u olivas.


Hoy el día el propósito de Marc es convertirse en un espacio especializado en bacalao saludable y excelente además de ofrecer vino de la tierra, olivas, legumbres y embutidos. Productos tradicionales, caseros y, sobre todo, del pueblo de l’Ametlla de Mar y alrededores. 


Publicado: 3 de Enero de 2017 a las 11:46